Hoy es 14 de Agosto de 2020         
English  |   Français Inicio  |  Contacta  |  Regístrate  |  Mapa Web  |  El Tiempo            
Comunicativa
    » Alba en la prensa
 
          » Ficha de la Noticia  


  » 
Aparecido en:  Tribuna de Salamanca
 
Fecha de Publicación: 02/05/2008

  Enviar a un amigo


                              

 

TOROS
El palco instaló la tómbola

   
 

Triunfo. Rui Fernandes y Leonardo Hernández triunfaron en un atractivo y aparente festejo ecuestre
Ganadería. Las reses de Guardiola (aunque con dueño charro) fueron con mucho lo mejor de la tarde

Acabó la corrida y por la puerta grande de la plaza Ducal sacaban a hombros a los dos rejoneadores, ambos después de lograr dos orejas en sus respectivos segundos. Pero luego, la película, que tuvo un final tan feliz, se desarrolló en los caminos de la mediocridad por parte de los toreros, quienes fueron sacados en volandas y del éxito, para el ganadero, gracias al juego de los novillos, aunque con matices para el tercero, aquerenciado en tablas y el cuarto, que se dolió con los hierros
Al portugués Rui Fernandes, que lleva varios años apuntando alto, lo apodera este año Julio Norte y el muchacho atesora buenas condiciones, aunque a su debe torero hay que apuntar algunos detalles.
La moda de los nuevos
Para empezar, él es otro ejemplo de la moda surgida entre las nuevas hornadas de rejoneadores portugueses de perder la costumbre de torear con el tricornio. Ahora ya solo se lo pone João Moura y de forma desvirtuada, pues hace trampa al abrocharse el barboquejo y perder la identidad que siempre hubo entre los grandes cabaleiros lusos.
Ya nadie lo luce como los antiguos lusitanos que hicieron grande ese arte, caso de Branco Nuncio, el viejo Ribeiro Telles, Simão da Veiga... que se lo calaban y toreaban así con él, mientras que si en alguna ocasión lo perdían, para ellos era un fracaso y los públicos lo increpaban. Y no se lo perdoban.
Así se mantuvo la moda hasta Lupi (un gran rejoneador luso, al que no le está haciendo la justicia que se merece). Cuando Lupi se marchó y dejó el cartel de los cuatro jinetes de al apoteosis se perdió ese símbolo de torería portuguesa. Después, con la irrupción de João Moura, este ya lo hizo prostituyéndolo, es decir con el tricornio calado y sujeto, a la vez, con el barbuquejo. Y como la ignorante afición española se lo perdonó, pues a partir de entonces se desvirtuó algo grande que definió a la gran escuela de los rejoneadores portugueses.
Ahora llegan y se lo quitan para salir a parar al toro, como hizo ayer Rui Fernandes en sus dos toros. Antes de comenzar sus dos larguísimas faenas se destocó y con sus aires juveniles toreó su lote.
Excesivos premios
Por cierto, no vean qué enorme parecido guarda este muchacho con Guti, el futbolista del Real Madrid que vive entre el cielo y el infierno. La misma melena, las mismas hechuras, los gestos y hasta cuando se baja del caballo y alza los brazos en señal de éxito es clavadito a ese polémico jugador del Madrid. Pero se conoce que, como al rejoneador, no le gusta que lo comparen lleva banderillas blaugranas que las pone sin acordarse de la que está cayendo en’ Can Barça’, donde no deben andar con ganas de mucha algarabía.
En sus dos faenas anduvo ahí, con altibajos y claro, como ahora lo único que interesan son las orejas, en cuanto rodó su segundo toro se tiró del caballo, salió corriendo con los brazos en alto y pegando unos brincos que casi da en la cubierta, con los pelos alborotados; mientras, los peones pedían orejas, rabos y en un momento, sin que hubiera pasado nada, allí se volvió loco de remate todo el mundo. Y el tendido, se dejó llevar y empezaron a gritar como si se fuera a acabar el mundo.
En esos momentos, cuando todo el mundo se vuelve majara y se contagian rápido unos de otros, al palco le debió caer lo suyo y regaló dos orejas al Rui Fernandes, el rejoneador que es la viva copia de Guti, el futbolista. Después quedaba un toro y Leonardo Hernández, que no había hecho gran cosa debió decir “yo no voy a ser menos”. Y al matar montó la misma algarabía y le cayó un premio idéntico. Cosas de las tómbolas.
FICHA DEL FESTEJO
Alba de Tormes (Plaza Ducal) 1 de Mayo
Ganadería: Se lidiaron cuatro novillos de Juan Guardiola (aunque propiedad del salmantino Matías Carretero), buenos en general, nobles y con recorrido. De mucha calidad, con la excepción del cuarto, doliéndose con los hierros.
Rui Fernándes: Rejonazo caído, tres descabellos (ovación con saludos). En el tercero, pinchazo y rejonazo (dos orejas).
Leonardo Hernández: Metisaca y rejonazo que hace guardia (ovación con saludos). En el cuarto, pinchazo y rejonazo (dos orejas).
Ambiente: Un cuarto de entrada en tarde espléndida.

   





 
Concejalía de Turismo
Plaza Mayor, nº 1
37800 Alba de Tormes (Salamanca)
Tf. y Fax: 923 30 00 24
E-mail: infoturismo@villaalbadetormes.com