Hoy es 18 de Abril de 2021         
English  |   Français Inicio  |  Contacta  |  Regístrate  |  Mapa Web  |  El Tiempo            
Comunicativa
    » Alba en la prensa
 
          » Ficha de la Noticia  


  » 
Aparecido en:  El Adelanto
 
Fecha de Publicación: 14/10/2008

  Enviar a un amigo


                              

 

Joselito, Ojeda y Vidrié ¡Toreros!

   
 

Los caballos con nombre de toreros de a pie triunfan en la corrida de rejones
Nada es lo que parece. Joselito, Ojeda y Vidrié no son personas, son caballos. ¡Y cómo torean! Y el festejo, por muchas orejas que se concedan, no pasará a los anales de la historia de esta plaza, porque muchos de esos trofeos se cortaron gracias a la mendicidad que ejercen los banderilleros y hasta los propios rejoneadores en alguno de los casos. Tampoco el paseíllo se parecía a lo que anunciaba el cartel de la corrida, pues no estaba Joao Moura niño y sí el pucelano Sergio Vegas. ¿Por qué? Pues porque al niño de Moura le debió de dolor algo en el último instante, dicho sea esto en boca del propio empresario.
El caso es que allí estaba Sergio Vegas ante un primer toro ideal para el toreo a caballo: galopón, con exquisito temple, incansable y extraordinariamente noble. Vegas, torero que gusta de efectos especiales, practicó su habitual par del violín quebrando y saliendo por el pitón izquierdo, que no es lo habitual. Y con eso, gustó. Mas lo mejor de su actuación llegó con un caballo perla que va al toro con un balanceo de cuello para batir en la misma cara y clavar. Lo intentó varias veces y no siempre salió limpio, mas cuando sí, un gusto.
En el otro armó mucho ruido en carreras y cabriolas, mató pronto y sus peones y él mismo se encargaron de buscar pañuelos para la segunda y generosísima oreja.
Con el portugués Rui Fernandes llegó lo clásico. Sobre todo con el bayo Joselito (por cierto, el maestro José Miguel Arroyo estaba en el callejón para ver a Galán), en jugueteos de cara a cara, en el toreo a dos pistas y en la pureza de todas las suertes. Grande con Joselito, el calor lo puso con un no menos entregado Ozono, caballo tordo en fase blanca que da unas piruetas de miedo.
Rui siguió en son triunfal con el brutote y castaño quinto. Menos puro y más efectista, llegó a los tendidos, mató pronto y sus peones se agarraron al rabo hasta que la presidenta lo concedió.
Sergio Galán no necesitó de estas ayudas para sumar tres orejas. Los peones, en su sitio. Y él ni siquiera se montó a caballo una vez muerto el toro. Como uno de a pie, vamos, que es lo lógico. Su primero no ayudó, por reservón y paradote, aunque sí dejó algún detalle con el poderoso Capea. Lo mejor llegó con la salida del sexto y montando a Ojeda, un tordo vinoso que es todo corazón y torería. El toro salió como un obús y lo paró en un palmo de terreno. La plaza bramaba. Y Vidrié, puro y expresivo, echó para arriba una faena que había emborronado Montoliú. Dicho queda, Joselito, Ojeda y Vidrié: Torerazos.

   





 
Concejalía de Turismo
Plaza Mayor, nº 1
37800 Alba de Tormes (Salamanca)
Tf. y Fax: 923 30 00 24
E-mail: infoturismo@villaalbadetormes.com