Hoy es 20 de Abril de 2021         
English  |   Français Inicio  |  Contacta  |  Regístrate  |  Mapa Web  |  El Tiempo            
Comunicativa
    » Alba en la prensa
 
          » Ficha de la Noticia  


  » 
Aparecido en:  Tribuna de Salamanca
 
Fecha de Publicación: 13/10/2008

  Enviar a un amigo


                              

 

Alcaldesa honorífica de la villa ducal

   
 

Teresa de Cepeda y Ahumada nació en Ávila el 28 de marzo de 1515 y con el paso del tiempo se ha convertido en la más querida protectora de Alba de Tormes, así como en la más singular figura femenina de la Iglesia en España. A los 7 años huyó de su casa con un hermano, para ir a buscar martirio y desde su niñez comenzó a vivir episodios de mística. Ya de vuelta al hogar, pasó por el dolor de perder a su madre a los doce años, lo que también influyó en su posterior vocación religiosa.
A los 16 años entró en el convento de Santa María de Gracia, llevada por su padre a causa de sus malas compañías y de sus exageradas lecturas de libros de caballería.
El tres de noviembre de 1534, a los 19 años de edad, profesó en el convento de la Encarnación de su tierra natal. Poco después la santa gravemente enferma y su padre la llevó a baños minerales. En 1537, en casa de su padre, sufre un ataque y durante dos años estuvo paralítica.
Ya curada, durante varios años su fe anduvo entibiada, hasta que volvió al pasado ardor religioso porque, según cuenta ella misma, Cristo se le aparece con airado semblante. Entonces resuelve reformar la orden del Carmelo, a la cual pertenecía, para realizar fundaciones regidas por la pobreza, la clausura y la oración. Estas reformas llegan en un momento en que la vida religiosa estaba especialmente relajada. Su empeño no fue fácil. En su empresa tuvo grandes dificultades que vencer, pero le ayudaron eficazmente una de sus hermanas, otros parientes, varios señores piadosos y la duquesa de Alba.
Se ganó para su causa a San Juan de la Cruz, y con él fundó los Carmelitas Descalzos. Las carmelitas descalzas son ahora 14.000 mujeres repartidas en 835 conventos en el mundo, mientras que los carmelitas descalzos son 3.800 en 490 conventos.
Por orden expresa de sus superiores Santa Teresa escribió unas obras que se han hecho famosas. Estas obras las escribió en medio de mareos y dolores de cabeza. Va narrando con claridad impresionante sus experiencias espirituales. Sin embargo sus escritos son considerados como textos clásicos en la literatura española y se han vuelto famosos en todo el mundo.
Santa Teresa murió el 4 de octubre de 1582 y la enterraron al día siguiente, el 15 de octubre. Este desfase en las fechas obedece a que en ese día empezó a regir el cambio del calendario, cuando el Papa añadió 10 días al almanaque para corregir un error de cálculo que llevaba arrastrándose ya por años.
Sus restos reposan para siempre entre los habitantes de Alba de Tormes y sus obras son patrimonio de toda la humanidad. El sepulcro está cerrado con nueve llaves. La duquesa de Alba posee tres, las monjas que custodian sus reliquias tienen otras tres y el confesor del convento, las tres restantes.
Como curiosidad, hay que añadir que la santa ganó varios títulos que dan fe de su importancia en la trayectoria de España y de Salamanca, su tierra adoptiva. Así, fue Capitana de los Reinos de España. Este título fue proclamado por las Cortes en 1626 pero los partidarios de Santiago Apóstol consiguieron revocar el acuerdo. Ostentó también el grado de Doctora Honoris Causa por la Universidad de Salamanca, patrona de los escritores españoles o el de patrona de la Diócesis de Salamanca.
Alcaldesa honorífica de la villa de Alba de Tormes, la Iglesia le concedió el título de Doctora Universal en el año

   





 
Concejalía de Turismo
Plaza Mayor, nº 1
37800 Alba de Tormes (Salamanca)
Tf. y Fax: 923 30 00 24
E-mail: infoturismo@villaalbadetormes.com