Hoy es 26 de Octubre de 2020         
English  |   Français Inicio  |  Contacta  |  Regístrate  |  Mapa Web  |  El Tiempo            
Comunicativa
    » Alba en la prensa
 
          » Ficha de la Noticia  


  » 
Aparecido en:  Tribuna de Salamanca
 
Fecha de Publicación: 20/10/2009

  Enviar a un amigo


                              

 

Una de toros

   
 

Esto no es una crónica taurina. Son las sensaciones que dejó en el cuerpo el festival celebrado el domingo en Alba de Tormes, que bajó el telón de la temporada al mismo tiempo que El Pilar de Zaragoza o la feria de San Lucas de Jaén. Repito, esto no es una crónica taurina. La crónica la leyó usted ayer. Es el regusto que se llevaron los aficionados tras un festejo de los que dejan un sabor más que dulce y bastantes ganas de que la temporada no acabe nunca, o empiece pronto con algo similar. Un cartel con 125 años de historia, decía el Lances de Pluma y Pincel que te dan a la entrada, con la presencia de matadores de toros que, o los ves aquí y ahora, o te puedes ir olvidando. Hasta donde me alcanza la memoria no recuerdo haber visto nunca a Ruiz Miguel ni en persona ni en una plaza. Sólo en la tele cuando La Primera daba toros y el de San Fernando era el todopoderoso que siempre estoqueaba los Miura. Por eso deduzco que un escalofrío recorrió a más de uno cuando rompió el paseíllo y ese Ruiz Miguel con sus 60 dignos años echó a andar hecho un figurín. Luego le brindó la faena a Juan del Álamo, quizá por el quite a cuerpo limpio que le hizo al banderillero de su cuadrilla, detalle que Del Álamo correspondió cuando en el sexto de la tarde brindó a todos los componentes del cartel, y a los fotógrafos, la foto de la tarde.
Escribo esto un domingo por la noche todavía con el calor en las manos de tocar las palmas para pedir las banderillas a Víctor Mendes, que llegó la a gente con su toreo poderoso y su sensatez. Maestro, fue un placer verlo abrirse de capa, llevar el toro al caballo para que el picador también torease y disfrutar con la variedad de su tela rosa y su pundonor. El portugués disfrutó tanto como los que le jaleamos y me atrevo a decir que si le dan un micro al final de la faena hubiéramos corroborado este pronóstico. Porque Mendes fala portugués, fala castellano y fala francés. Fala que da gusto. No menos que Rui Bento Vasques haciendo trío con Pablo chopera y Mateo Carreño, primero, sin pestañear ante la labor de Gallo y luego, aplaudiendo a Juan del Álamo, un tremendista, que diría mi abuelo. Para los que no vamos a los toros tan a menudo como lo que sería saludable para alimentar la afición taurina, tardes como la del domingo ayudan a recuperar el tiempo perdido. Estamos viendo más toros que en la feria, decían algunos, y decían bien.
Y es que la tarde se puso a modo. El solecito previo a la corrida, el precio semi-razonable de las entradas, unos novillos casi toros correctamente arreglados pero con la presencia suficiente para darle seriedad al asunto y un cartel atrayente por unas causas u otras; aunque algunos decepcionaran o dieran pena (o ambas cosas a la vez), como José Ortega Cano, que salió arropado entre los compañeros y así la bronca quedó amortiguada. El hombre no pegó un pase. También andando aunque con dos orejas en el esportón se fue El Tato, torero de Zaragoza, que luego en el Don Fadrique se paseó de acá para allá con el móvil en la oreja y más que un torero parecía que volviera a ser el mentor de Julián López El Juli como en otro tiempo.
El rabo se lo llevó Gallo, impecable hasta para vestirse de corto con chaquetilla de terciopelo y fajín en tonos naranja de los más estético y el garbanzo negro de los toros buenos, Jonny, como lo llama José Dani, el novillero más ilusionante de la cantera charra que le pegó un beso en la testuz a su novillo para rematar la faena. Toreando y poniendo banderillas como Mendes nos fuimos de la plaza con unas ansias tremendas de que inventen festejos como éste aunque sea en pleno invierno. Es una forma de hacer afición, sin las presiones de la temporada, sin la exigencia a veces ridícula de Madrid, sin el peligro de los toros en puntas, sin la cicatería de los palcos. La gente fue a divertirse y lo logró, así que los aficionados o no que acudimos el domingo a Alba, repetiremos si nos ofrecen algo parecido.

   





 
Concejalía de Turismo
Plaza Mayor, nº 1
37800 Alba de Tormes (Salamanca)
Tf. y Fax: 923 30 00 24
E-mail: infoturismo@villaalbadetormes.com