Hoy es 18 de Abril de 2021         
English  |   Français Inicio  |  Contacta  |  Regístrate  |  Mapa Web  |  El Tiempo            
Comunicativa
    » Alba en la prensa
 
          » Ficha de la Noticia  


  » 
Aparecido en:  V Centenario del nacimiento del Gran Duque de Alba
 
Fecha de Publicación: 24/03/2007

  Enviar a un amigo


                              

 

EL ADELANTO
El duque de Huéscar destaca el valor histórico de su antepasado

   
 

Carlos Fitz-James disculpa la ausencia de la duquesa de Alba por motivos de salud
La villa ducal vivió ayer una nueva jornada para el recuerdo tras celebrar el acto de presentación de los actos del V Centenario del Nacimiento del Gran Duque, a pesar de que la invitada principal, la duquesa de Alba, se ausentase por motivos de salud que la impidieron visitar de nuevo esta localidad tan querida por ella. El que no faltó fue su hijo mayor, Carlos Fitz-James Stuart y su hijo Fernando, quienes disculparon a la duquesa. Carlos Fitz-James manifestó momentos antes del acto estar “muy agradecido” a la villa ducal por la organización de esta celebración y afirmó que el de ayer era un día “muy bonito y emocionante”. El alcalde de Alba, José Yáñez, los recibió en la Casa Consistorial junto al resto de la Corporación municipal. Desde allí, la comitiva fue andando hasta el teatro de la villa, donde fueron recibidos por el resto de autoridades, entre los que encontraban el presidente de la Cámara de Salamanca, José Luis Zarza; el diputado de Cultura, Manuel Martín; y el jefe del servicio territorial de Cultura, Agustín de Vicente, entre otras personalidades de la provincia.
El acto fue presentado por el escritor Luis del Val, quien destacó su admiración por la variedad de actos enmarcados en el centenario del Gran Duque que se iba a celebrar en la localidad albense. El escritor también resaltó el enorme esfuerzo desarrollado por el Ayuntamiento albense y la Casa de Alba para preparar esta conmemoración.
Tras Luis del Val, le tocó el turno al archivero de la Casa Ducal, José Manuel Calderón Ortega, quien ofreció a los presentes una lección magistral de introducción al conocimiento de la figura del Gran Duque de Alba.
El alcalde, José Yáñez, permitió que fuese el duque de Huéscar el encargado de cerrar los actos u ofreció un discurso inspirado en el castellano antiguo en el que se refirió a la Casa Ducal, así como al presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, quien tampoco pudo asistir a esta presentación.
Yáñez también tuvo palabras para el Gran Duque, protagonista indiscutible de los actos, del que relató un poco de su biografía, así como “su gran espíritu monárquico, mucho más que papista o católico. De gran respeto por el imperio de Carlos y Felipe, creyéndole necesario”, manifestaba el regidor.
Por último, el duque de Huéscar tomó la palabra con un breve discurso en el que destacó la satisfacción que había sentido su madre con esta conmemoración y destacó que el Gran Duque “fue uno de los personajes más importantes de la historia de España, un hombre de su tiempo y un seguidor leal de la monarquía española”.
Los encargados de poner el broche final a este solemne acto fue el coro de cámara de la Universidad de Salamanca, que interpretó las Músicas en la vida de Fernando Álvarez de Toledo.
Toda una vida dedicada a la lucha y a las artes
Fernando Álvarez de Toledo, conocido con el sobrenombre de Gran Duque de Alba, nació un 29 de octubre de 1507 en la abulense localidad de Piedrahita. Es hijo de don García Álvarez de Toledo y Beatriz de Pimentel, además de nieto de Don Fadrique, II Duque de Alba, a quien revela como III Duque, debido a la prematura muerte de su padre, Don García Álvarez de Toledo, en un combate de la isla de Gelves.
Se unió en matrimonio a los quince años con María Enriquez, perteneciente a una de las familias castellanas más afamada, quien le dio cuatro hijos: García, Fadrique, Diego y Beatriz.
Don Fernando Álvarez de Toledo es conocido por ser uno de los militares más destacados de la historia española. Es un gran estratega y un soldado disciplinado y tenaz. Participó en grandes y numerosas batallas bajo el emperador Carlos V y su hijo Felipe II. Con Carlos V participó en la toma de Argel y en la famosa batalla de Mülhberg, donde vencen a los protestantes, pero será con Felipe II con quien tendrá un destacado papel militar y político para defender el papel de España en el resto de Europa, participando así, entre otras, en guerras como la de Italia o Flandes.
Su relación con la villa ducal parte de su papel como mecenas de las artes y las letras, ya que es quien manda reformar el castillo de Alba, haciendo traer los mejores mármoles, pinturas y tapices, dotando al castillo de un carácter palaciego y renacentista.
Los restos del Gran Duque fueron enterrados en un principio en el convento de San Jerónimo de Alba de Tormes y posteriormente se trasladaron a San Esteban, en Salamanca.
El alcalde se queja de la falta de ayuda de la Diputación, Junta y Gobierno
El alcalde de Alba manifestó su descontento con la Diputación, la Junta y el Ministerio de Cultura ante la ausencia de colaboración en los actos, “que nos ha hecho sentir solos”. Criticó el silencio de la Fundación Gran Duque y, por el contrario, alabó el esfuerzo de la Casa de Alba. Además, anunció que podría hacerse algún acto en Madrid.

   





 
Concejalía de Turismo
Plaza Mayor, nº 1
37800 Alba de Tormes (Salamanca)
Tf. y Fax: 923 30 00 24
E-mail: infoturismo@villaalbadetormes.com