Hoy es 26 de Septiembre de 2020         
English  |   Français Inicio  |  Contacta  |  Regístrate  |  Mapa Web  |  El Tiempo            
Comunicativa
    » Alba en la prensa
 
          » Ficha de la Noticia  


  » 
Aparecido en:  Tribuna de Salamanca
 
Fecha de Publicación: 21/07/2007

  Enviar a un amigo


                              

 

EL CONTRAPUNTO DE PACO CAÑAMERO
La alegría por volver a ver una tarde al Niño de la Capea

   
 

La vuelta del Niño de la Capea para actuar la tarde del 20 de octubre, mano a mano, con su hijo y celebrar el XXXV aniversario de su alternativa ha sido la noticia más importante de la semana. Y la más sorprendente al regresar por un día un mítico torero para deleite de sus seguidores, orgullo de la afición y de paso intentar dar un empujoncito que es tan necesario en la carrera de su hijo. Pero lo más importante va a ser volver a disfrutar sobre las arenas con uno de los toreros más importantes de los 70 y 80. El de un maestro que hace ya 14 años colgó el traje de luces (aunque lo volvió a descolgar para hacer matador a Conde y después para confirmar a su hijo la alternativa mexicana).
El Niño de la Capea, que es listo como el hambre, sabe que es un buen momento para hacerlo y no defraudar (en los festivales que ha toreado este año ha estado de lujo), como antes lo hicieron otros muchos toreros que vistieron el traje de luces años después de la retirada. Como sucedió con Dámaso, con Ruiz Miguel cuando lo invitó Chopera a matar la corrida de Victorino el primer año de Illumbe; también con Manzanares, que hasta el año pasado, ocasionalmente, toreaba corridas. Y tantos otros que ya metidos en años, un buen día bajaron del ropero el viejo vestido impregnado de naftalina para volver a su mundo, a torear siempre aupados por su sentido de la responsabilidad para estar a la altura. Porque ellos son conscientes de que torear una corrida no es regresar otra vez a la guerra de las ferias.
Lo principal es que la vuelta de Capea va a ser muy interesante sobre todo para los chavales que no lo vieron y descubran a ese torerazo de Salamanca que paseó el nombre de su tierra por todas las plazas del mundo con el éxito como aliado.
No faltan los envidiosillos que quieren ensombrecer su vuelta
No merece la pena ni dedicarles una línea a estos pobres hombres, de mente vacua y a quien Dios libró de la esclavitud del talento. Sobre todo porque son tres o cuatro, no más y es darle bola para alimentar el ego de su mediocridad. Pero por el daño que hacen con esa envidia y mala baba que corroe sus entrañas hay que recordarlos, más que nada por si algún ingenuo le hace caso. Viene a cuento porque como sucede con la gente lista que ha triunfado en todo el mundo saliendo desde la nada, no faltan quienes pretenden restarle méritos al Capea. Pero lo hacen porque los domina la envidia y la mediocridad al ser ellos incapaces de lograr una milésima parte de lo que ha conseguido el gran torero de Chamberí. Siempre gracias a las armas de su valor, ambición, tenacidad y la superación de la que hizo gala en una carrera donde vertió mucha sangre por las plazas para que ahora vengan tres envidiosos ninguneando una trayectoria ejemplar.
Por eso duele que sucedan esas cosas, donde lo más triste es que lo hacen por la envidia. Por cierto, ¿saben qué es la envidia? Pues apunte, imagínese que la mala leche y la mediocridad hacen el amor. Entonces nace la envidia, que aquí, en Salamanca es familia numerosa. Y lo peor es que no deja de parir.
De todas formas, ya se sabe que en esta tierra a quien triunfa nunca le faltan mediocres para cortarle el vuelo, porque qué difícil es ser de Salamanca. Pasó antes y desgraciadamente seguirá sucediendo. Y si no pregunten a todos los que volaron tan alto y se tuvieron que marchar porque aquí la hacían la vida imposible.

   





 
Concejalía de Turismo
Plaza Mayor, nº 1
37800 Alba de Tormes (Salamanca)
Tf. y Fax: 923 30 00 24
E-mail: infoturismo@villaalbadetormes.com